¿Sabes qué es el quiste de Baker?


Las rodillas son estructuras complejas e integradas por distintos huesos, articulaciones y ligamentos, que permiten que estemos de pie y podamos desplazarnos. Es precisamente su relevancia e intrincada estructura que aumenta la posibilidad de padecer alguna lesión de esta área.

Una afección poco conocida pero frecuente de esta articulación, es el quiste de Baker. En la parte posterior de la rodilla existe una estructura que se llama la bolsa sinovial, la cual cumple la función de contener el exceso de líquido que permite la lubricación y el buen funcionamiento.

Cuando una persona sufre un accidente o desgaste articular, la válvula se llena más y más de líquido, formando así una cápsula que en muchos casos se transforma en un pequeño quiste.

Existen múltiples traumas que pueden detonar el crecimiento de este quiste, sin embargo, aquí mencionaremos las principales:

  • Lesiones articulares
  • Artrosis
  • Rotura de meniscos

Es bueno saber que estas condiciones se generan principalmente en personas que realizan actividades
deportivas o en adultos mayores, siendo los más vulnerables al aumento de producción de líquido sinovial.

¿Cómo saber si se está siendo afectado por el quiste de Baker?

Lo más importante es tener un buen diagnóstico, por lo que se recomienda realizar una valoración con un especialista y el se encargará de realizar los descartes pertinentes, entre los cuales es muy posible que solicite hacer una resonancia magnética para apreciar correctamente la zona afectada.

¿Cómo prepararse para la consulta?

Aquí te compartimos algunas preguntas importantes que debes hacerle a tu médico para ayudarle a
determinar cómo afrontar el quiste:

  •  ¿Por qué padezco este quiste?
  • ¿Qué pruebas necesito hacerme? ¿Estas pruebas requieren alguna preparación especial?
  •  ¿Qué tratamientos hay disponibles y cuál me recomienda?

Durante una cita médica es necesario saber cómo aprovechar el tiempo, así que prepárate para que no dejes escapar ningún detalle, toda información puede ser crucial para encontrar la solución más adecuada. Anota los síntomas que tienes, incluso los que parezcan no tener relación con el motivo de tu consulta.

¿Qué caracteriza al quiste de Baker?

Algunos síntomas producidos además del abultamiento son la movilidad reducida y la sensación de tensión muscular. Ambas son producto a la ubicación del quiste, el cual estorba el movimiento natural de la articulación.

Con este padecimiento lo más importante de entender y diagnosticar, es qué lo está provocando, debido a que el quiste de Baker es la consecuencia de uno de los traumatismos nombrados anteriormente.

Tratamiento

En algunos casos donde no es muy avanzado, el quiste de Baker desaparece por sí solo, pero puede ocurrir que su gran tamaño en algunas ocasiones no permita que se desintegre, causando dolor.

En estos casos los médicos pueden prescribir el uso de: medicamentos, drenaje del líquido de la rodilla con aguja o fisioterapia. Otra posible solución es atacar el mal mayor, aquel que está produciendo la formación del quiste que incluiría la opción de una operación.

Si crees tienes un quiste de Baker o sufres los síntomas, pide una cita con uno de nuestros especialistas.

Clínica de Fracturas de Medellín
Movimiento es vida
Horario de atención: de lunes a domingo de 7:00 a.m. a 7:00 p.m.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *