¿Qué pasa con tus huesos si los dejas quietos en cuarentena?


Si hay algo que define al ser humano además de ser sociable es el hecho de que está diseñado para el movimiento. Uno de nuestros principios evolutivos y factores que determinó nuestro éxito como especie fue la capacidad de desplazarnos a pie por grandes distancias, por esto nuestro cuerpo se adaptó y evolucionó para mejorar su rendimiento.

Sabemos que aquellas personas que no son capaces de seguir el ritmo, por lo general no se encuentran en estado óptimo de salud, pero más recientemente la ciencia ha logrado demostrar que el sedentarismo es uno de los principales factores de riesgo para el bienestar.

¿Sabías que más personas mueren sentadas en su sillón o acostadas en su cama que realizando algún tipo de actividad física? Tal y como lo indicamos en un inicio, nuestro cuerpo necesita movimiento. Se ha demostrado que la actividad moderada durante 30 minutos al día ayuda desde una mejor digestión hasta la salud de tus huesos y articulaciones.

¿Pero qué pasa si a pesar de ser una persona activa existe un factor externo que te impide salir de casa? La cuarentena ha transformado nuestro estilo de vida, lo que puede ser muy tentador para abandonar ciertos hábitos saludables y disfrutar de la TV. Lo que no sabíamos es que esta situación iba a extenderse durante tanto tiempo, poniendo en riesgo nuestra salud tanto física como mental por el sedentarismo.

Desde hace años se han realizado estudios que demuestran que el sedentarismo disminuye nuestra densidad ósea. ¿Te imaginas lo que una prolongada cuarentena puede ejercer en tu salud? Lo que sucede es que nuestra estructura ósea pierde parte de los minerales que la componen, por lo que iniciar una vida activa antes de los 30 años puede hacer la diferencia en un futuro.

Existen muchas formas de prevenir a través del ejercicio esta situación, pero aquí te mencionamos algunos tips para que la actividad física siga siendo parte de tu día a día:

1. Establece horarios: cuando agendas un espacio para realizar ejercicio le das prioridad a esta actividad y es más difícil que la postergues.

2. Establece una meta: tener un propósito que cumplir durante esta cuarentena es una motivación extra que te impulsará a mantener este hábito. Es importante ser realista para no caer en frustraciones.

3. Encuentra tu rutina ideal: al iniciar con entusiasmo podemos caer en el error de forzarnos al máximo, lo cual puede transformarse en fatiga o lesiones musculares, frustrando nuestras intenciones. Escoge una rutina ascendente que te permita evidenciar los resultados de forma progresiva.

Sea bailando, saltando o a través de una rutina, la invitación es a divertirse y no a ver la actividad física como algo aburrido, sino como la mejor forma de mantener fuertes nuestros huesos y nuestra salud integral.

Clínica de Fracturas de Medellín
Movimiento es vida
Horario de atención: de lunes a domingo de 7:00 a.m. a 7:00 p.m.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *