¿Por qué las madres con hijos entre 1 y 5 años son más propensas a padecer la lumbalgia?


En la Clínica de Fracturas de Medellín sabemos que ser madre es una labor en donde la remuneración, se encuentra en la satisfacción de ver crecer a los hijos.

Somos conscientes que la llegada de un nuevo integrante a la familia no viene con instrucciones, ser mamá es una actividad en la que se aprende haciendo, pero con el ejercicio de esta labor y entre tantas cosas por llevar a cabo y cuidar de los pequeños de la casa, es inevitable olvidar un factor fundamental; ¡cuidar de tu salud!

Uno de los efectos negativos más frecuentes que tienen los descuidos personales sobre el bienestar físico son los dolores de espalda, específicamente los lumbares.

¿Por qué ocurre? Los discos ubicados entre las vértebras de la columna funcionan como almohadillas que permiten el movimiento y actúa como un ligamento que las mantiene juntas. Estas estructuras están conformadas por cartílago, el cual se adapta a las posturas para brindar un mejor soporte y distribución del peso del cuerpo.

Entendiendo esto, es comprensible que al tener que repetir posturas y durar mucho tiempo en ciertas posiciones relacionadas a la lactancia o para evitar movimientos bruscos que despierten al bebé, se sienta un dolor al querer recuperar una buena postura.

Muchos movimientos se realizan sin pensar y pueden generar lesiones, la mayoría de las veces esto ocurre al alzar o recostar a nuestros hijos. La suma de todo lo antes mencionado, si es ignorado comienza a hacer estragos en el cuerpo.

Criar a tus hijos sin sacrificio

Las creencias populares dictan que este trabajo femenino va de la mano con el sufrimiento, pero está en ti cambiar ese paradigma en tu vida, así que aquí te comentaremos algunas técnicas que debes considerar para que los momentos que compartes con tu familia sean siempre saludables.

Sé prevenida y evita cometer estos errores:

1. Quedarse sentada en la misma posición durante mucho tiempo.
2. Apoyar el peso de tu bebé en el mismo costado siempre.
3. Doblar la espalda para recoger del suelo objetos o a tu pequeño.
4. Sacar a tu hijo de la cuna sin bajar la barrera lateral.
5. Subestimar el dolor de espalda que puedas estar sintiendo por creer que es algo pasajero o de menor importancia.

Ahora te indicaremos algunas alternativas para preservar un estado óptimo.

El ejercicio es una excelente forma de mantener una buena salud lumbar. ¿Estás sintiendo dolor y cansancio? Practica posiciones para fortalecer o estirar los músculos a modo de calentamiento, ya que las lesiones de espalda son muy comunes entre los madres primerizas. Aquí te damos algunos tips para mejorar tu flexibilidad:

  • Posición: Recostada boca arriba con las rodillas dobladas y los pies apoyados en el suelo.
    Ejecución: Contrae los músculos abdominales, cruza los brazos sobre tu pecho. Incorpórate despegando los hombros del suelo. Mantén la postura durante 10 segundos y vuelve a la posición inicial.

 

  • Posición: Tumbada boca arriba con las rodillas dobladas y los pies apoyados en el suelo. Los brazos estirados pegados a los costados.
    Ejecución: Eleva las caderas y la parte inferior de la espalda de modo que formes con tu cuerpo una línea recta desde tus rodillas hasta el pecho. Cuenta hasta 10 y vuelve al suelo lentamente.

 

  • Posición: Apoyando rodillas y codos. Asegúrate que las muñecas estén en línea con los hombros y las rodillas con las caderas.
    Ejecución: Arquea la espalda hacia abajo lentamente, mantén la postura 10 segundos. Después arquea la espalda al revés hacia arriba como hacen los gatos cuando se enfadan. Permanece así otros 10 segundos y relaja.

 

  • Posición: Apoyando rodillas y codos.
    Ejecución: Estira hacia afuera tu brazo derecho y la pierna izquierda. Cuenta hasta 10 y vuelve a la posición original. Repite con la otra mano y el otro pie.

 

  • Posición: Tumbada sobre tu costado izquierdo, con tu brazo izquierdo doblado.
    Ejecución: Contrae los músculos del abdomen y estira la espalda tratando de mantener tu cuerpo con la rodilla y el hombro izquierdos formando una línea recta. Al principio te costará un poco pero pronto conseguirás hacerlo sin dificultad. Mantente en esta postura 10 segundos. Date la vuelta y repite con el otro lado.

Con tiempo y perseverancia podrás disfrutar de forma más consciente de tus hijos, ya que dispondrás de la energía y actitud correcta para cuidar de ellos y de ti.

Clínica de Fracturas de Medellín
Movimiento es vida
Horario de atención: de lunes a domingo de 7:00 a.m. a 7:00 p.m.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *