3 preguntas clave para enfrentarse al pie plano de tu hijo


Sabemos que cuando eres padre, hay momentos de la vida de tus hijos que deseas recordar para siempre: la primera vez que gateó, cuando se puso de pie, sus primeros pasos, entre otros.

El orgullo de verlos crecer viene con algunos retos, ya que existen patologías que pueden vulnerar su capacidad de movimiento y hoy hablaremos de una de ellas, el pie plano.

Es una condición más común de lo que se puede pensar que aparece en bebés y niños pequeños. Cuando los tejidos que sostienen las articulaciones de los pies son débiles, deformando el arco y haciendo que los tejidos se alojen a la misma altura dándole a la planta su forma “plana”.

Con los años y el movimiento de los pies, se va fortaleciendo los tejidos y pasado los 3 años los pequeños de la casa, en su mayoría, ya han formado un arco y así sigue su desarrollo hasta su adultez.

Sin embargo, es posible que en algunas personas este arco nunca se forme.

¿Cuáles son las causas?

Como hemos dicho anteriormente, en niños es muy común, pero puede producirse por factores hereditarios que los haga más propensos a esta condición.

¿Cuáles son los síntomas?

Normalmente no se presentan ningún tipo de síntomas, pero puede haber casos en los que esta enfermedad puede ser dolorosa debido a que dos o más de los huesos en el pie crecen unidos o se fusionan, generando malestar al realizar actividad física. Esto no quiere decir que no pueda ser diagnosticado el pie plano, existen pruebas que fácilmente pueden observarse, como ver si el empeine (la cara interna) del pie hace contacto con el suelo al pararse, así como también puede que se necesite realizar alguno de los siguientes exámenes:

  • Tomografía computarizada (TC) para examinar los huesos en el pie.
  • Resonancia magnética para examinar los tendones en el pie.
  • Radiografía del pie.

Si tu hijo presenta malestar en sus pies lo mejor es que se realice una consulta de valoración para determinar la causa, solicitar una cita con CFMED.

¿Qué hacer si tu hijo fue diagnosticado con pie plano?

No podemos prevenir esta condición por ser una alteración que muchas veces puede pasar desapercibida, pero existen ejercicios que ayudan a contrarrestarla y revertir en gran medida esta enfermedad. A continuación, enumeramos las actividades que pueden realizar tus hijos sin dejar de divertirse:

  • Caminar de puntillas: A través de juegos que puedes crear para los consentidos de la casa, incentívalos a ponerse en puntillas cada cierto tiempo, así se fortalecerán los músculos del pie, evitando que bajen hasta la planta.
  • Andar descalzo por terreno irregular o por la playa: Un paseo por la playa, además de ser una gran oportunidad para que tus hijos disfruten, puede ser la excusa perfecta para que fortalezcan el arco de sus pies. De hecho, anímalos a sentir distintas texturas con sus pies, sin importar a donde vayan de paseo.
  • Agarrar objetos con los dedos de los pies: Crear una carrera de obstáculos donde tomar objetos con los pies puede ser el centro de actividades entretenidas que fortalezcan el desarrollo de los más pequeños.

Contrarrestar el efecto del pie plano puede ser la excusa perfecta para hacer que tu hijo sea más activo y que sus días estén llenos de movimiento.

Clínica de Fracturas de Medellín
Movimiento es vida
Horario de atención: de lunes a domingo de 7:00 a.m. a 7:00 p.m.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *